Es fundamental comunicar que no ese trata de una formación destinada a profesionales del canto. No es un curso que tenga por objetivo enseñarles a cantar de forma improvisada. Si este es su deseo, lo logrará, pero no es el objetivo hacia el que está dirigida la formación.

El objetivo es desarrollar su universo creativo desde un contacto con el presente. Es decir, ser creativo con lo que el presente nos ofrece.

No habría que descartar también la posibilidad de entender la formación como un espacio de desarrollo personal e inicio de trabajo terapéutico, ya que, desde este prisma con el que entiendo la creatividad, el trabajo sobre nuestra mundo interno se hace imprescindible.

El acercamiento a la Aladuría Creativa debe hacerse desde un contacto con nuestra esencia y para ello será necesario desarticular los mecanismos sociales y culturales que han hecho que nuestra autenticidad haya sido tapada y anulada. Y eso habrá que hacerlo dándole luz a nuestras sombras.

El Método Aladúrico

Crear una canción improvisada es cabalgar a lomos del miedo y el vértigo, del sentir que estás a punto de desfallecer y caerte. Sólo en ese estado de alerta somos capaces de desligarnos de lo que creemos ser y de abrir las puertas del paraíso donde habita la esencia.

El método consta de 5 módulos que trabajan de forma hermenéutica haciendo que los aprendizajes previos se integren con los posteriores. Todos los módulos están interelacionados y deben aprenderse según ese orden.

El método tiene la siguiente forma:

Lo primero que haremos será abrir nuestra mirada y advertir cómo de limitada está y la gran cantidad de información que pasamos por alto. Para ello trabajaremos ampliando nuestros recursos sensitivos y deconstruyendo creencias relacionadas con nuestra mirada. Tras haber ampliado nuestro horizonte sensitivo, haremos el camino de vuelta hasta encontrarnos con nuestro juez interno; ese que hacía que viéramos la vida de manera reducida y opaca. Jugaremos con él hasta convertirle en nuestro aliado. El último módulo consistirá en volver a nombrar la realidad con las palabra que teníamos prohibidas y olvidadas. Reinventar la realidad a través de la poesía, reconstruyendo el mundo con las palabras y emociones escondidas; con lo que estaba oculto tras el juez que nos anulaba.

Más específicamente:

Módulo I: La mirada fenomenológica: ¿Qué relación tengo con el exterior?, ¿hacia dónde está dirigida mi mirada? Buscaremos ampliar nuestra mirada a través de experiencias que nos permitan una mayor consciencia con nuestro mundo exterior.

Módulo II: El juez y la exigencia: ¿Qué nos impide hacer lo que queremos?, ¿qué parte de nosotros está afincada en la queja y el victimismo? El deseo será tomar consciencia sobre la realidad de ese fenómeno y generar un vínculo más posiblitador con él.

Módulo III: La metáfora y la hipnagogía: Ya hemos visto qué relación tenemos con nuestro exterior y con nuestro interior. Es decir, qué nos pasa en la conexión entre lo de afuera (primera frontera) y la recepción adentro (segunda frontera). En este momento nos acercamos al lenguaje. Las palabras tienen memoria; las construcciones gramaticales nos llevan al espacio del pasado. La propuesta será acercarnos a los mensajes de la construcción personal de significados, promoviendo el decir las cosas con un orden genuino y personal. No relacionarnos con el exterior desde un estado de comprensión sino desde la espontaneidad, no decir las cosas para comprenderlas ni nombrarlas sino para transformarnos en ellas dándoles un significado personal.

Modulo IV: Procesos creativos de duermevela: A partir de la tercera frontera (haber dicho el mundo desde nuestro espacio personal) aprenderemos técnicas creativas que nos lleven a impulsar nuestra creatividad y confianza.

Módulo V: La escucha y la autenticidad: La última parada de la formación es el momento de recogida; ¿Qué hemos cantado?, ¿Qué voz empezamos usando y cuál expresamos ahora?, ¿Cuáles han sido los hallazgos y qué devoluciones nos ha devuelto el grupo?. En este momento juntamos todo lo entregado y nos sentimos permeables a lo que hemos sido durante esta formación. La finalidad es la de integrar el aprendizaje en una trayectoria que nos permita, de forma autónoma, descubrirnos como actores de la realidad que nos rodea.

La formación termina con una función abierta al público.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *